Consideran triunfo condena a exmilitares guatemaltecos por masacre

Un nuevo triunfo de la justicia consideran hoy organizaciones a favor de esclarecer los genocidios en Guatemala durante el conflicto armado interno la condena a cinco participantes en una de las matanzas de entonces.

Cuatro miembros de la extinta agrupación paramilitar Patrullas de Autodefensa Civil y un comisionado militar, cargo dado por la institución castrense a ciudadanos que colaboraban en la lucha antiguerrillera, fueron sentenciados a siete mil 710 años de cárcel.

El caso fue por el crimen colectivo de 256 habitantes de la comunidad Plan de Sánchez, central departamento de Baja Verapaz, el 18 de julio de 1982.

La sanción es de 30 años por cada hombre, mujer y niño asesinados y 30 más por el delito denominado deberes contra la humanidad, aunque en realidad serán 50 por ser la máxima establecida en el código penal de este país.

Al leer el veredicto del tribunal de mayor riesgo, su jueza presidenta aseguró que durante el juicio quedó confirmada la participación en la masacre de los cinco imputados.

Los testimonios y peritajes presentados demostraron que ellos actuaron con alevosía, premeditación, ensañamiento y perversidad brutal, señaló.

Según las declaraciones a las cuales el tribunal dio valor probatorio, añadió, las mujeres fueron violadas, torturadas y asesinadas, y además todas las víctimas fueron calcinadas.

La fiscalía contó para armar su acusación con argumentos de 47 sobrevivientes, 158 medios documentales y peritajes con los cuales fueron identificadas las víctimas mediante análisis de ADN.

El Ministerio Público probó como los cinco enjuiciados ayudaron, guiaron y brindaron información al Ejército acerca de la ubicación de Plan de Sánchez para ejecutar la matanza, además de haber participado ellos mismos.

En el momento del crimen gobernaba de facto Efraín Ríos Montt, sujeto ahora a juicio por genocidio pues durante su mandato (1982-1983) ordenó varias de las matanzas como parte de la política de tierra arrasada para acabar con la insurgencia y su apoyo.

Recientemente un tribunal de la misma categoría sentenció a seis mil 60 años de privación de libertad a un otrora integrante de los kaibiles, grupo de elite del Ejército, por su implicación en otra masacre.

Esa fue la ocurrida con 201 pobladores de la comunidad indígena de Dos Erres, en el norteño departamento de Petén, en diciembre del mismo año a la de Plan de Sánchez.

Por la propia causa fueron condenados el pasado año cuatro otrora militares a idéntica pena.fuente-http://www.prensa-latina.cu

Comenta esta noticia

comments

Powered by Facebook Comments